viernes, 10 de abril de 2009

Recuéstate a mi brazo





Recuéstate a mi brazo.
La sangre que por mis venas se desliza

posee, algunas veces, deliciosos secretos.

Afuera son las cinco de la tarde.

Pero en mi alma se han quedado inmóviles las horas.

Y no olvides

que he recogido todo el fuego de la tierra
para entibiar las casas que tú habites
y calentarte el alma en las noches de lluvia.


Ilustración: EgonSchiele


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada